Hace poco más de de 8 años, unos días después de las elecciones del 30 de Julio del 2000, como buen demócrata procedí a entregar formalmente las riendas del Municipio a la abanderada del Gobierno Nacional, señora Ivelisse Oliveros. En aquel momento, las esperanzas de la gente de Cagua y Bella Vista, como las de millones de venezolanos, estaban puestas en la oferta electoral del presidente Hugo Chávez. El equipo que me acompañaba y yo mismo, tuvimos siempre presente el riesgo que representaba que el debate político se centrara en Caracas. Las gestiones regionales y locales no importaban. Muchos éxitos que conquistamos de la mano con la gente eran opacados por un verbo agresivo, avasallante y poco respetuoso. Como era de esperarse, ante una humilde campaña basada en mostrar los esfuerzos que desde el Municipio hicimos para resolver los problemas de los vecinos, se impuso el "Portaaviones de Chávez", valiéndose de engaños, mercaderes de la política que lo rodeaban, convencieron a muchos incluso a quienes palparon de cerca nuestra obra de gobierno. Nos equivocamos al favorecer a la candidata pensando que la casa de la Froilán Correa se convertiría en un segundo Miraflores y que quien despacharía de la oficina del alcalde seria el propio presidente.

El tiempo, lamentablemente, nos dio la razón. Ivelisse dirigió un gobierno marcado por innumerables denuncias, por un lado, la violación de derechos humanos gracias a una policía municipal que no respondía a los intereses de los ciudadanos sino por el contrario, los maltrataba, humillaba y en el peor de los casos asesinaba; y por el otro, innumerables casos de corrupción llevaron a alzar la voz a diferentes habitantes del municipio; sin olvidar el pésimo estado en que se encontraban calles y avenidas de nuestra ciudad, además del conflicto de la basura, originando protestas en diversos sectores y obligando a los vecinos a llevar la basura a las mismas puertas de Alcaldía.

En Octubre de 2004 se repetía un proceso eleccionario. Para ese entonces, como ahora, la unidad era vital y la abstención nuestra peor enemiga. No obstante la derrota en el referéndum revocatorio decepciono el sector opositor y lo empujo a desconfiar de sus dirigentes, esto aunado a los gritos de fraude que generaron desconfianza hacia el árbitro electoral y apatía al momento de votar, contribuyendo todo esto con la abstención, sin olvidar la falta de acuerdos unitarios.

La historia parecía repetirse, los ciudadanos de Sucre ilusionados con el proyecto del presidente y deseosos de salir de Ivelisse confiaron una vez más en la tarjeta de Chávez, esperanzados en que quizás el comandante había optado por dejar Miraflores y radicarse en los predios de la Plaza Sucre. Pero no fue así... ¡Nos Volvimos a Equivocar! y el único beneficiario: El actual Alcalde, hoy candidato a la reelección Carlos Augusto León Ascanio; con el perdimos seguridad, para convertirnos en uno de los municipios más violentos del estado; perdimos calidad de vida al no poseer servicios públicos acordes con nuestras necesidades, donde las cloacas desbordadas son fiel acompañante de cualquier transeúnte y el contar con agua potable al abrir la llave se ha convertido en un lujo; perdimos oportunidades de empleo al alejar la inversión privada y convertir nuestras zonas industriales en cementerios de galpones; perdieron nuestros niños y jóvenes al no contar con uno infraestructura deportiva en óptimas condiciones para brindar posibilidades de recreación y esparcimiento; perdieron nuestros atletas al no contar con programas de atención, apoyo técnico y económico que favoreciera su desarrollo; en definitiva perdimos todos debemos asumirlo con humildad pero llenos de esperanza. Esperanza de saber que esto fue solo una batalla, porque la guerra contra la inseguridad, la ineficiencia, la corrupción, la desidia y la incapacidad apenas comienza. De las sabidurías de las derrotas surge la gloria de las victorias. Hemos aprendido a trabajar con la gente, por la gente y para la gente. Aprendimos que votar por el MVR, PSUV o cualquier partido de gobierno, no garantiza que nuestros problemas van a ser resueltos; Aprendimos que nuestro voto es la única arma para enfrentar a los importados que solo ven en la alcaidía la posibilidad de hacerse ricos y poderosos; aprendimos que no es Chávez lo que está en juego, sino la posibilidad de darle oportunidades a nuestros hijos y calidad de vida a nuestras familias; aprendimos a escoger, más que simplemente votar. Ese es el reto.

Ofrezco mi nombre, mi experiencia y mis ganas de hacer del pueblo que me vio nacer una verdadera ciudad con calidad de vida para nuestra gente; donde la seguridad no sólo sea un problema de policías cuyo único fin sea la coerción, sino una verdadera política de prevención al delito que vaya orientada a fomentar la educación ciudadana y la masificación del deporte y la cultura; un Municipio con servicios públicos que satisfagan las necesidades de sus habitantes; una ciudad hospitalaria con calles y avenidas transitables, donde moverse por la Marino, la Sucre y la Miranda entre otras ya no sea un dolor de cabeza; Un Gobierno Municipal donde sus hombres y mujeres trabajen para ti.

El 23 de Noviembre no podemos equivocarnos una vez más, la historia no nos perdonaría jamás.

Cagua y Bella Vista merecen un Gobierno de Unidad
SOY LUIS ZAMBRANO
¡EL ALCALDE DE TODOS!

Visita nuestro grupo en FACEBOOK

Verifica tus datos en el RE

Apoya a nuestro candidato a Gobernador

 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=